jueves, 4 de septiembre de 2008

Setiembre



Desde que me enteré que la Real Academia de la Lengua permitía que se escribiera el último mes del verano y primero del otoño tanto con pe como sin ella, decidí, por ahorro de tiempo y pragmatismo ortográfico en esta era de tecleo continuo y rápido, no volver a escribirlo jamás con la pe intercalada.
No fue una elección fácil. Más de una vez he tenido encontronazos y polémicas por el hecho de escribir setiembre sin pe.
Los reaccionarios del idioma lo acusan de anatema. Los cursis me dicen que así la palabra pierde encanto, como que le falta algo. Son los que cuando la pronuncian aspiran exageradamente la pe, como si les diera un conato de hipo. Lo que esos pedantes tampoco saben es que lo mismo ocurre con "séptimo" y "sétimo", que la Royal Academy también acepta con ambas grafías.
*********************
La gente se complica la vida cuando en realidad la academia (no la que otorga los Oscar, la del idioma)es mucho más flexible de lo que ellos piensan.
Al Ayuntamiento de Madrid porque no le da la gana, y también porque a alguien tan académico y formal como Gallardón no le haría ninguna gracia, pero podría perfectamente escribir "trasporte público" en las líneas de metro y autobuses.
El prefijo "trans", casi sin excepción, puede también escribirse "tras".
Y es algo correctísimo.
Sólo en algunos casos permanece igual.
Como en "transexual", por ejemplo.
********************
Setiembre es también el mes en que ha comenzado el Ramadán para nuestros hermanos musulmanes.
Ya sabes, el mes en que desde las claritas del día al mismo momento en que no se distingue un hilo blanco de un hilo negro, ya bien de noche, no pueden comer ni beber ni fumar ni fornicar ni... Que yo sepa, respirar sí pueden, pero poco más.
Para los que no estamos acostumbrados es un tormento. Para ellos es una rutina anual a la que están más que habituados y que les infunde disciplina, corporal, mental y espiritual.
A mí todo eso me parece muy bien, lo que no sé es cómo iba a aguantar yo todo un largo día sin pan y sin una cochina pausa de diez minutos para salir fuera a echarme un cigarrito.
*********************
A algunos, con todo, les vendrá bien.
El primer día del mes les comentaba yo a dos franceses de origen argelino que el Ramadán es la excusa perfecta de las anoréxicas musulmanas para no comer.
Y uno de ellos, muy ofendido, me contestó que entre las musulmanas no hay nada de eso, que sólo tenía que fijarme en el culo gordo que tiene la mayoría de ellas.
"Pues ahora que lo dices, le dije, no me había fijado; será verdad".
El caso es que ahora sé que, al igual que en Irán no hay homosexuales y en Marruecos oficialmente tampoco existe la prostitución, la cantidad de musulmanas con trastornos alimenticios es absolutamente residual.
Un dato más para conocer la singular sociología del Islam.

2 comentarios:

ciudadanoe dijo...

jajajajajaja...joder macu, me he echado unas risas...y me estaba costando estos días de ruPturas.

yo soy del tipo cursi-pedante (los segundos a los q criticas).
para mí el lenguaje es una distracción estilística...y casi todas las veces, cuanto + letras, millor!

per cert, que man gustao musho las tags q has metio a esta entrada...para q luego esgrimas lo del pragmatismo y la economía del idioma por justificar tu desacato a la p intercalada...por cierto, cuáles son los académicos con las letras p y P?!

David Pallol dijo...

Eeeeh... Petete? Peter Pan? Popeye? Penélope Cruz?
Ahí mas pillao, creo que sabría decirte más nombres de futbolistas que de académicos, y mira q me gusta poco el furbo...
Pero no me distraigas de lo importante.
La revolución ha comenzado.
Abajo la pe intercalada!