viernes, 24 de mayo de 2019

Rafael Abella remezclado por David Pallol: 'La España falangista: 1939-1953. Un país en blanco y negro'


La posguerra en toda su crudeza

¿Eres millennial y no sabes nada o casi nada de lo chunga que fue la posguerra porque en el instituto no te lo contaron... o no llegasteis? 
También es posible que te pase lo mismo aunque seas del baby boom o de las generaciones X, Y y Z. Todavía hoy, para muchas personas de cualquier edad, la posguerra se presenta como una era de tinieblas. Y lo fue. Pero hay que ir más allá de las imágenes en blanco y negro, del noticiario del NO-DO y de los memes de Franco. Aunque se recuerde en tonos de grises, de 1939 a 1953 España estuvo dominada por tres prendas, tres colores: las boinas rojas, las sotanas negras y las camisas azules.

El 1 de abril de 1939 comenzaba una posguerra larga y difícil bajo un régimen fascista-clerical o, como es más conocido, nacional-católico. Un periodo oscuro que sigue siendo un gran desconocido para los españoles, sobre todo para las nuevas generaciones que no han escuchado las viejas historias de boca de sus padres, ni siquiera de sus abuelos. 
De ahí la necesidad de revitalizar una voz como la del historiador Rafael Abella, referente imprescindible para conocer a fondo aquel periodo sombrío. La revisión y actualización de su obra resulta de lo más oportuna para conocer mejor una etapa sórdida y triste de nuestra historia. Y para que nunca se olvide. 

Quién es quién en este proyecto:




RAFAEL ABELLA (Barcelona, 1917-2008) compaginó sus trabajos en el sector industrial y editorial con una prolífica labor de divulgación de la historia de España. Fue colaborador de La Vanguardia y de revistas como Destino, Historia y Vida, Historia 16 o Blanco y Negro. En radio colaboró con Luis del Olmo en RNE y Onda Cero. Como testigo de la época hizo de la Guerra Civil y de la posguerra los temas predominantes de sus libros, dedicando especial atención a la vida cotidiana de los españoles. Es una fuente de consulta indispensable para conocer el contexto y el ambiente en que se desenvolvió la dictadura franquista. 
Con Por el Imperio hacia Dios. Crónica de una posguerra, publicado por Planeta en 1978, empezó todo.




DAVID PALLOL (Madrid, 1966) Ha sido el encargado de de escanear y procesar los textos de 5 libros de Rafael Abella sobre la posguerra para armar uno nuevo, adaptado a un público nuevo... Para ello ha realizado una labor de arqueología libresca (REAL) y, después de seleccionar samples (párrafos enteros, a veces solo una frase), montarlos en un nuevo texto, ordenado por temas: el hambre, la represión, la política exterior, la economía, la cultura, el ocio diario... Resumiendo: se ha puesto el skin de Rafael Abella para crear su versión 2.0

'La España falangista: 1939-1953. Un país en blanco y negro', en la Casa del Libro de la madrileña Gran Vía.


viernes, 1 de junio de 2018

El canal más perturbador de youtube


Se llama 2h32 y es un canal que canaliza pesadillas.
Parece el producto de una mente enferma. O al menos, bastante enfermiza.
Es desde luego de lo más bizarro, original y diferente -casi con cualidad de deep web- que te puedes encontrar en youtube.
Tiene esa cualidad mórbida de las vacas descompuestas de Damien Hirst, pero engancha y es tan sexy como puede serlo un vampiro.
Apenas llega a los 20 mil suscriptores, gente a la que le va el morbo (entre ellos, yo).


El canal cuenta con tres listas de reproducción: 2h32, II III II y Encore.
Todos los vídeos -excepto uno: Overture- comienzan igual: con un reloj digital rojo que marca el tiempo a partir de las 2:30:00 am durante unos segundos. El reloj vuelve a aparecer casi al final.
No es el único patrón que se repite.
Los vídeos tienen todos la misma duración: 2 minutos y 32 segundos. Se sube uno al mes, siempre el mismo día: el 23.
El primero de todos -que lleva también por título 2h32- es una especie de tráiler, con un montaje que incluye planos de los vídeos subidos después y de otros aún inéditos.
Todos los vídeos comparten la misma imaginería tétrica y fantasmagórica, crepuscular, inquietante, con escenas nocturnas en un bosque lleno de criaturas extrañas, con una estética que picotea del terror gótico victoriano, La bruja de Blair y American Horror Story.
Este es un buen ejemplo:



Con títulos como Atroz o Abominable, los vídeos del canal parecen componer una historia, por más que su orden o timeline no quede claro ya que siguen una secuencia random. 
Quien está detrás del canal está tratando de decirnos algo, aunque no se sabe muy bien qué: el sentido solo parece existir en su mente retorcida, aunque proporciona algunas claves: el primer comentario de todos sus vídeos es suyo, repitiendo de nuevo patrón: escrito en la frente de una calavera ASCII, un minutaje del vídeo, siempre entre los 2 minutos y los 2:30:


Lo que puede significar, nadie lo sabe.
Todo en torno a este canal son conjeturas y misterio.


Este es el artista macabro detrás del canal ad hoc. Tiene abierto Patreon bajo un nombre peculiar: 'P is creating nightmares' (P está creando pesadillas).
P es como prefiere ser conocido 'a efectos prácticos'.
Suyos son los vídeos que provocan desconcierto y desasosiego en el espectador, con una banda sonora que mezcla música, voces distorsionadas y ruidos. 
En Patreon te invita a ser la orquesta de su sinfonía, y anuncia nuevos proyectos terroríficos. 
¿Aceptas su invitación?

jueves, 26 de abril de 2018

En la fiesta de Blas

De Lezo. ¿Cuál si no? No te la has podido perder. Todos emosido invitados. Estos últimos años ha sido un no parar de celebrar y recordar al medio hombre y sus proezas. Hemos tenido a Blas de Lezo hasta en el ramen de los chinos. Y todavía tienes que leer un tuit ingenuo como este:


Angelitos. Han debido de pasar 7 años en el Tíbet. Ante tal desconexión de la realidad, me vi obligado a puntualizar:


No creo que esté exagerando. Se podría hablar de Blasploitation sin problema. 
Han utilizado su nombre hasta para bautizar una de las mayores operaciones policiales contra la corrupción. No sé hasta qué punto nuestro héroe se verá complacido de verse involucrado en estos enredos que, sin duda, mancillan su nombre. Y eso que los que lo ensucian son, paradójicamente, los que más lo invocan luego.

Nuestra clase política más apolillada, la que podría formar parte de la decoración de un parador nacional en los años 70 entre muebles castellanos y armaduras, lo suele citar. Más que a Paulo Coelho y a Winston Churchill:


Aunque su frase más conocida sin duda es esta:



Luego ellos, los ingleses, bien que se toman la revancha en Salou, Ibiza y Magalluf. Además de que no se complican la vida buscando orientación: para qué, si ya nos están meando encima.
¡Ay si don Blas de Lezo levantara la cabeza!
O a lo mejor te decía que bueno, que no dejan de ser unos hijos de la Gran Bretaña pero que activan la economía local y dejan mucho dinero.  
Vete a saber. Entramos ya en el terreno de la ficción especulativa.  

Lo indiscutible es que Blas de Lezo se ha consagrado como campeón del imperio español, pero es un campeón reciente. Sería interesante seguir el rastro de quienes fueron aupándole al pedestal de la opinión pública. De la misma manera que hicieron los de Politikon con Tabarnia, deberían usar herramientas de visualización de datos para seguir el rastro a la campaña pro Blas de Lezo. Sería interesante trackear su origen, seguir sus ramificaciones. Esto, desde luego, no ha sido nada casual.

Pero qué más da, si se ha conseguido el efecto. Hoy Blas de Lezo está más vivo que nunca. Parecía que no le quedaba mucho body para tanta marcha, pero mírale ahora: hecho todo un influencer. Tiene hasta su cuenta en twitter:



Algunos, pese a todo, no terminan de tomárselo en serio:



El humor irreverente, que no respeta nada.
Ya hay que ser descarao, cuando hoy meterse con Blas de Lezo resulta tan feo como pegarle a un padre con un calcetín sudao.
Con Mahoma no hay huevos.
Con Blas de Lezo tampoco:


Cuidado: nadie dice que esté mal celebrar a nuestros héroes, es solo que con Blas de Lezo hemos llegado a un punto de saturación. Está por todas partes. Te lo encuentras, por ejemplo, dando nombre al cole al que va una de mis sobrinas.
El mismo, por cierto, que inauguró Ignacio González cuando aún estaba por hacer



A veces da la impresión de que no puedes escapar.
Si hasta se ha ido de gira por España, vendiendo un CD con sus greatest hits.
¿Hasta dónde llegará la Blasdelezomanía?
¿Veremos un merchandising todavía más loco?
¿Un juego 'monta-tu-Blas-de-Lezo' a lo Mr Potato?
¿O a lo mejor sería un fracaso comercial por incluir pocas piezas?


Son muchas preguntas sin respuesta. Mientras tanto, don Blas de Lezo nos contempla impasible y altivo desde su pedestal, en la madrileña plaza de Colón, epicentro del españolismo frozen in time o de capa y espada (vestuario de Sastrería Cornejo). 
Es un monumento digno, aunque a mí se me queda corto. Yo le habría puesto con el miembro fuera, en la mano, meando tan chulo en dirección a Inglaterra.  
Y con chorrito de agua, como el Manneken Pis.

No solo habría sido lo más coherente, es que hoy sería una de nuestras principales atracciones turísticas. 

sábado, 17 de marzo de 2018

martes, 20 de febrero de 2018

Las 5 mejores reacciones en FB a Marta Sánchez y su versión del himno

En el nº 5, 'Qué mala es la envidia':


En el nº 4, 'Hagan el favor':


En el nº 3, 'Opciones alternativas':


En el nº 2, 'Verdades que escuecen':


I per fi, al número 1, el millor dels millors...  'Nuevos proyectos artísticos':