domingo, 22 de diciembre de 2013

10 medidas del PP para el 2014


Nº 1: Blasfemar en lugares públicos comportará multas de hasta 600.000 €, excomunión y pena eterna.

 

Nº 2: El Congreso de los Diputados se convertirá en Congreso Eucarístico Internacional, esperando repetir el éxito de la edición de 1952.


Nº 3: En acto solemne y con presencia de las autoridades eclesiásticas, el apóstol Santiago será proclamado mascota oficial de la marca España y la Virgen del Pilar, campeona de liga.


Nº 4: El rezo del rosario será obligatorio en colas, salas de espera y de embarque, paradas de autobús y otros ratos muertos. Tatuárselo será un plus para obtener plaza de policía o bombero.


Nº 5: Por presiones de la insaciable Conferencia Episcopal, se colgarán crucifijos de todas las farolas para recordarnos a quien hizo posible el milagro de la electricidad con lo de 'hágase la luz'. La primera en instalarlos será Ana Botella.


Nº 6: Se condenará al índice de libros prohibidos '50 sombras de Grey' y, en general, cualquier obra de ese género abominable que es el porno para mamás. 'Las madres españolas decentes no se pueden permitir fantasías sexuales mientras cuidan de la casa y los niños', declarará a propósito cualquier ministro del Opus.


Nº 7: Se segregarán las piscinas municipales por sexos, así como el trasporte público. En las playas se hará más la vista gorda porque primará sobre esta norma el derecho de admisión: se privatizarán todas.


Nº 8: Se hará efectivo el nombramiento de Francisco Marhuenda como Inquisidor Mayor del Reino.


Nº 9: Un real decreto dispondrá que en adelante los representantes públicos jurarán sus cargos ante un altar de campaña en el Cerro de los Ángeles, en eterno desagravio al Sagrado Corazón de Jesús fusilado por los rojos.


Nº 10: Toda oposición a plaza de funcionario público incluirá, además del temario, una semana de peregrinación o romería y otra de ejercicios espirituales. Además los que la aprueben, y en agradecimiento, deberán ir de rodillas a un santuario mariano, Lourdes, Fátima o Génova.

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Se vende España, razón portería


Porque todo tiene un precio, no sé por qué has pensado que existe una excepción, cantaba Ariel Rot en Sacrificio. De esto hace ya unos añitos, pero está ahora más vigente que nunca.
A pesar de Jessie J, nos están colgando price tags por todos lados. Nada se libra. Todo está a la venta, todo se privatiza: tu línea de metro, tu plaza, tu centro cultural, tu agua, tu parque, tu bosque, tu museo, tu policía, tu sanidad, tu educación...

Y se convierte en marca: Vodafone Sol, Parque Nacional del Guadarrama-Iberdrola, Teatro Calderón Häagen-Dasz, Fuerzas de seguridad del Estado Eulen... Y algún día, por qué no, seremos ciudadanos de España-Coca Cola, registered trade mark, hidratando el Imperio desde que no se ponía el sol.
Parece una idea loca, pero no es tan descabellado: la línea que separa una línea de metro de un país entero, en realidad, es muy fina. Y el neoliberalismo, en su desvergüenza infinita, se atreve a eso y más.
Estos sí que serían capaces de vender a su propia madre.
Bueno, de externalizarla.


Me recuerdan a esos que veo en los supermercados, marcando los productos con una pistolita. A todo le cuelgan un precio.  La realidad no es más que un conjuntos de lotes y saldos, vendidos al mejor postor.
Y la marca España, apoyá en el quicio de la mancebía del libre mercado, es tan susceptible de ser comprada como todo lo demás.
Una marca, además, devaluada y hundida en una espiral de descrédito, con lo que es posible que despeñe su valor hasta convertirse algún día en el Ofertón de la Semana, llevésela por tanto y le regalamos un televisor de plasma-prime minister.

Sería entonces el momento ideal para que una multinacional imaginativa comprase la marca España para convertirla en su centro de operaciones mundial, cambiando la bandera por su logo y el nombre del país por Microsoftia o Googlelandia.
Qué situación ¿no? Pero espera, que todavía podemos darle otra vuelta de tuerca a esta visión distópica hasta hacerla realmente chusca: imaginad que, en vez de una corporación poderosa, es un multimillonario chino o ruso o de Dubai el que la compra.


Por supuesto, todos los periódicos de derechas lo celebrarían, sacando foto en portada en la que el magnate celebra su adquisición con botellas de champán, mujeres en bikini y tacones y peluquín un poco descolocado por tanta emoción.
Y lo celebran y lo saludan como al 'emprendedor internacional que va a rescatar España de su declive y desidia y la va a dinamizar y blablabla'. Para avalarlo citarán su extenso currículum de compañías prósperas e historial en reflote de empresas.

Lo que ellos no saben es que las cosas se acaban volviendo en tu contra. Porque ese señor, de repente, nos sale antojadizo y arbitrario y, en vez de dinamizar la marca España, lo que hace es ponerla patas arriba. Para empezar, le cambia el nombre. Por el de su hija mayor, Yulinka o Chai Wei o por el de Paella, su plato preferido.
En el caso del multimillonario ruso, probablemente nos transformaría en un Club Med para eslavos con factorías de vodka, casinos-lavanderías de dinero, prostíbulos por todas partes, matones con muy malas formas en todas las puertas y clubes exclusivos donde lucir un lujo obsceno.


Los rusos, en este sentido, son muy predecibles. No tanto los chinos, que mira que son misteriosos. Porque a lo mejor el multimillonario chino nos sale todavía más caprichoso que Sheldon Adelson y decide que la bandera de España le parece demasiado chillona, así que la sustituye por una foto de su cara.
Y ahí tienes el banderón de Colón remplazado por una enorme sábana con el retrato de Mr Wong Yei, sonriente y con un look muy chino, pelo anticuado con raya a un lado y gafas metálicas de montura cuadrada.


El chino, por supuesto, que es muy listo, es también el que comercializa las tiras con su cara para llevar en la muñeca y colgando del retrovisor del coche, con lo que además de redefinir las señas de identidad del país se está forrando.
El chino se acaba nombrando rey y le faltará el respeto a España y la llamará 'puta'. Y ante las críticas dirá: "La llamo como me sale de los lichis, que para eso la compré y es mía.'

Lo peor de todo es que el chino tendrá razón y nos tendremos que callar. Y colorín colorado, este cuento se ha acabado. Para conocer la moraleja, hazte usuario Premium. Para todo lo demás, Mastercard.

Todas las fotos son de millonarios rusos.

sábado, 14 de diciembre de 2013

Vivir con un extraño


Llegó un día y se quedó. Ni siquiera noté que había entrado, cómo lo había hecho y en qué momento. Cuando me quise dar cuenta, ya vivía con nosotros. Tampoco le di mayor importancia.
Apenas reparaba en su presencia: era tímido, discreto y se movía como una sombra.
Hablaba a veces en voz baja, sin prestarle yo atención, así que decidió callar para siempre.
Y aquí sigue, entre nosotros, sin molestar.
Uno se acostumbra pronto a todo, incluso a un completo desconocido que un día, sin más, se instaló en tu casa.

Imagen: 'La reproducción prohibida', de Magritte.