lunes, 9 de junio de 2008

Frases lapidarias

(Subtítulo para sordos: campanas tocando a muerto)

A recitar preferentemente con una calavera en la mano.

Pues te vas a jartar de dormir, bonita...

Amén.

Sin palabras.
Es un consuelo saber que ya se lo llevó dios de este mundo miserable lleno de hijos e hijas de la gran puta.

La cita pesimista/existencialista que no falte. Parece Whitman pero no: después de googlear la frase entera, he descubierto que es de Isaías (40,6).

Quelle sensibilité, poeta tenía que ser.

Esta última frase es tan ambigua que no sé cómo tomármela.

Lejos de trasmitir buen rollo, como que algún día en algún lugar nos volveremos a ver, tiene un tono de chulería que, si eres muy susceptible, puede llegar a violentar.

Es muy probable que su intención no fuera esa, más bien todo lo contrario, pero el efecto que causa al leerla es intimidante y macarra.

Más que a promesa o esperanza suena a amenaza, como que el fulano, nada más verte salir del túnel de luz, te va a partir la cara a hostias...

2 comentarios:

Slava dijo...

1.- Ja
2.- Qué miedo da esta…
3.- Cuando se ama de verdad las bocas suelen estar ocupadas en otras cosas
4.- Dior
5.- Jajajajajajajajajaja
6.- Y no pudieron centrarla un poquito? Madre mía, esa alineación hace daño a la retina
7.- Pues ná, tó pa’ ti
8.- Jajajajaja… a mí esta me ha gustado.

Un beso Pallol!!!

David Pallol dijo...

Completamente de acuerdo con tu comentario a la 6... Y yo que sufro convulsiones cuando no veo un txt justificado!!
Supongo que con esa losa panorámica cualquier otra solución habría quedado igualmente asimétrica... Ya que les cabía, podían haber aprovechado para meter un capítulo del Libro de los Muertos o una estrofa entera de El Cuervo de Poe o incluso su última voluntad y testamento.
Pena de espacio desaprovechado. Si fuera esto Hong Kong se iban a enterar...
Besos!!