martes, 6 de junio de 2017

El Frente Ateo de Liberación te necesita



Si el vídeo anterior era grande, este es del tamaño de la Antártida y además hilarante.
Vamos a ponerlo en contexto. El enfrentamiento tiene lugar en 2012 en Melbourne, Australia, durante la celebración de la Convención Global Atea, que a algunos les suena a aquelarre satánico cuando el aquelarre satánico en realidad estaba fuera, chillando y vociferando con banderas de Al Qaeda, pancartas aberrantes y ortodoxo dresscode coránico.

Sin que nadie les invitara a la fiesta, los barbudos islámicos comienzan imprecando a los asistentes con gritos de 'Arded en el infierno' y 'Arrepentíos ante Alá', pero los ateos, superado un primer momento de desconcierto, reaccionan rápido, se agrupan ante los barbamulás y repiten a coro una pregunta incisiva: '¿Dónde están las mujeres?'

Aquí empiezan ya a amortiguar el griterío de los barbudos, a los que -como siempre están de mala leche y peleados con el mundo- les dedican también esa oda al optimismo y el buen rollo que es la canción final de La Vida de Brian.
Nótese la ironía.
A continuación, apagando cada vez más el berreo furibundo de los salafistas, corean también: 'Bullshit', es decir, 'caca de vaca'. Pero lo que me hizo soltar una carcajada antológica fue cuando empiezan a gritar 'ZZ Top', por aquello de las barbas y estableciendo una divertida analogía, por más que los barbudos islamistas suenen más a banda de black metal que a rock'n'roll.

Otro momento inmenso es cuando los bárbaros con barba les gritan 'Infieles' y los ateos lo repiten sin complejos, señalándose a sí mismos. Lo que me hace sonreír y sentirme muy orgulloso de haber elegido, una vez más, el lado de los valientes.
Está claro que los muyahidines pancarteros no previeron esto, que los ateos hicieran piña y contraatacaran hasta acorralarlos, Y es así, rodeados por los pecadores de la pradera, cuando se les ve más reducidos que nunca a lo que en realidad son: un puñado de fantoches ridículos, amargados y patéticos.

Lo último que hay que hacer es ponerse a su altura. Todo lo contrario, hay que situarse muy por encima de ellos. Que es lo que hicieron los asistentes a esta convención, dando una buena lección a esta panda de espantapájaros.
La respuesta de los ateos no solo es ejemplar ante el odio exaltado de los islamistas folloneros, es que eleva lo de 'rebota, rebota y en tu culo explota' a la categoría de arte. Y lo hacen replicando con ingenio y, más que ninguna otra cosa, sentido del humor, el mismo que les falta a los fanáticos de cualquier religión pero especialmente a estos.

Hicieron muy bien: el sentido del humor es la mejor arma contra los que no tienen ninguno, todos esos a los que la alegría de vivir les parece una provocación y la risa, una sentencia de muerte o un pasaporte al infierno.
Por eso los ateos hacemos hoy más falta que nunca, porque somos los únicos que, frente a la sinrazón y el sinsentido de las religiones, oponemos una higiénica distancia y, sobre todo, un sano y necesario choteo.

No hay comentarios: